21.2.16

ANTE LA CRISIS DE LA PARITARIA DOCENTE

Paro nacional de no inicio por 12000 de básico unificado y
Salario igual a la canasta familiar
El gobierno de Macri y los gobernadores kirchneristas dieron el grito de guerra en contra de los salarios docentes.
Macri declaró que el aumento salarial no puede superar el 25 por ciento, y obligó a su ministro Bullrich a dejar claramente establecido que eso es lo que se ofreció en la paritaria docente nacional excluyendo el incentivo, fijando así el techo para todas las paritarias provinciales, algo que la dirección de Ctera y los demás gremios están obligados a rechazar, luego de hacerlo pasar como un mentiroso 40 por ciento.
El empantanamiento de la paritaria docente es consecuencia de la decisión de Macri y de los gobernadores kirchneristas y del massismo de ordenar la economía nacional a partir del acuerdo con los fondos buitre y del ajuste que ello implica: plan inflacionario de devaluación, tarifazos contra la población, rebajas de impuestos a los grandes grupos económicos y establecer salarios y jubilaciones devaluados varios puntos por debajo de la inflación.
En la paritaria docente el macrismo está anunciando que pretende imponer un ajustazo total, abandonando cualquier gradualismo, si es que así se puede describir a la política de carestía y de tarifazos de estos primeros 60 d ías.
Pero a no engañarse. Gobierno y burocracia sindical docente promovieron este acuerdo ruinoso que hoy los funcionarios deschaban y que produjo el hecho singular de que el gobierno se esfuerza en decir cuán bajo es el aumento ofrecido a los docentes, y los sindicatos cuán alto era.
¡Pero ambos hablan de la misma oferta! La controversia entre gobierno y sindicatos no es sobre la oferta sino sobre la forma de presentarla y escribirla. Evidencia de ello es la negativa de la celeste de Ctera y de la Cta a parar el 24 de febrero junto a los estatales de todo el país.
La crisis de la paritaria ha revelado lo que Tribuna Docente viene denunciando: el techo del 25 % a los aumentos salariales en las paritarias ha sido fijado y ratificado por Macri para todos los trabajadores. Es la exigencia de los gobernadores que, incluso, dicen que no pueden cubrir ni siquiera ese ofrecimiento si el estado no le gira los fondos.
La decisión de avanzar a un ataque en regla, a un ajustazo que luego se llevará a cabo contra todo el movimiento obrero, se evidencia también en los presupu estos a la baja en educación votados en todas las provincias, y en primer lugar en Buenos Aires, la mayor jurisdicción del país.
O en la prueba piloto para derogar el estatuto del docente y sus principales conquistas, como ocurre en la provincia de Mendoza, en la cual el gobierno de Cambiemos ( radicales, macristas y massistas) planteó un aumento del 18 por ciento ¡! en cuotas, incluyendo el llamado “Ítem-Aula”, equivalente al 11 por ciento de ese incremento, pero sólo para los docentes que están frente al grado y que tengan asistencia perfecta, eliminando las licencias médicas, por cuidado de familiar enfermo o lactancia. El gremio Sute lo ha rechazado por “discriminatorio”, pero es mucho más que eso: es la eliminación de las principales conquistas del estatuto docente y del derecho de huelga. Completa el operativo mendocino el planteo del Director General de Escuelas de Mendoza de eliminar a los celadores (los porteros de escuela), que están integrados a la paritaria docente, y reemplazarlos por trabajadores tercerizados de empresas privadas de limpieza, trabajadores a los cuales les ofrece un 8 % de aumento para todo el año ¡!
La crisis de la paritaria nacional condicionado por completo las paritarias provinciales.
En este cuadro, funcionarios de la provincia de Buenos Aires plantean discutir con los sindicatos docentes bonaerenses por fuera de la paritaria para tratar de acordar un plus aportado por nación sobre el 25 por ciento que ofrezca la provincia para orillar un 30%, un salario completamente por debajo de la pérdida sufrida por inflación. Si los gremios aceptaran esta maniobra estarían inaugurando una “paritaria en las sombras” para salvar a Macri de un comienzo de clases con conflicto.
Frente a esta crisis, llamamos a impulsar el paro nacional de No Inicio a partir del 29 de febrero, por $ 12000 de salario básico, salario igual a la canasta familiar, sin cuotas. Blanqueo de las sumas en negro y actualización mensual por inflación, y defensa integral del estatuto docente en todo el país.
El primer paso de este plan de lucha es parar y movilizarse masivamente el 24 de febrero, contra los despidos y el techo salarial, junto a los estatales, Sutebas multicolor, judiciales, Cicop, docentes universitarios, y otros gremios, interviniendo con una columna independiente junto a los sindicatos combativos.
Así lo votó el masivo congreso de Tribuna Docente reunido el 20 y 21 de febrero, con la consigna:
“Frente a la crisis de la paritaria, vamos por el paro nacional de No inicio por 12000 de básico unificado nacional y salario igual a la canasta familiar”.
TRIBUNA DOCENTE NACIONAL 21/02/2016